martes, 31 de julio de 2007

Updated.

He colgado algunas fotos de lo que me traje de Soria aquí.

También he ampliado la sección "Mis colecciones" con nuevas fotos de mis tazas ^^.

Y por último he añadido a la sección "Mis dibujos" mis dos únicos cuadros, hasta el momento.


Ahí os los dejo por si quisiérais...
Baccio mile.

Una de cal y otra de arena.


Adiós al Calderón




Pues sí, señoras y señores, el estadio del mi Atleti tiene los días contados. Ayer se firmó el acuerdo infame para la recalificación de los terrenos entre el club de mis amores, la empresa cervecera Mahou y el Ayto. de Madrid representado por el Sr. Gallardón... agárrame un cojón (tenía que decirlo y más con el cabreo que tengo ¬¬). Está claro que el equipo no se queda sin campo, se trasladan de aquí a 3 años al Estadio de la Peineta que está en las afueras de Madrid, mucho más cerca de donde vivo yo, pero eso no es consuelo ninguno para mí. Vale que el estadio será nuevecito, tendrá mejor comunicación y más capacidad para los espectadores, pero el Manzanares no pasa por allí (ese Manzanares y sus patos radiactivos, snifff), ni la hierba de la Peineta ha visto la maestría de Gárate, Abel, Griffa o Adelardo. Vale que será una buena transacción para que el club reduzca la deuda que tiene (cochino dinero), y vale que renovarse o morir es un buen dicho; pero yo ODIO los cambios con todas mis fuerzas y este caso no iba a ser una excepción.



¿Y ahora qué se supone que va a pasar?, ¿qué sucederá con Indi (nuestra mascota, más maja ella), le cambiarán el nombre?, ¿dejaremos de llamarnos indios (al no tener ya nuestro estadio junto al río) y pasaremos a llamarnos folclóricos (por aquello de la peineta) o peor aún peineteros?... Dios no lo quiera porque os advierto que me exilio.

No quiero ni contaros el cabreo que llevo encima desde que ayer me enteré de la noticia, estoy que echo chispas grrrrrr .Y que a nadie se le ocurra decirme que no es para tanto que soy capaz de calzarle una señora hostia (vale, me he pasado, pero igual si me aprietan mucho las tuercas...).





Por otro lado tenemos una buena noticia, y me diréis... ¿¿una buena noticia en mi vida??, pues sí. Sé que es raro y hasta yo alucino, pero prometo que es buena noticia.
Ayer me dieron una oportunidad cuando todo parecía estar sentenciado ya, cuando todo parecía estar perdido. Un rayito de luz atravesó la niebla que se cernía sobre mí y me dio una última oportunidad de arreglar las cosas.
Hoy he ido a hacer gestiones para volver a la Universidad, esta vez a la Complutense, y continuar algo que dejé pendiente hace muchos años. Es la última oportunidad de conseguir mi sueño y espero que esta vez salga bien. He de esperar una carta que me confirme si continúo soñando o me despierto de golpe, y hasta que llegue ese momento prefiero no pensar mucho, después de todo Alea Jacta Est y yo no puedo hacer nada más que esperar (cosa que parece que se me da muy bien porque no he hecho otra cosa en toda mi puñetera vida).
El caso es que hay un plus de alegría en todo esto (tanta ya me asusta :S) pues la facultad de educación, que se supone que será la mía, esta junto al lugar donde se erigía el antiguo estadio Metropolitano, que por si no lo sabéis fue el primer estadio que tuvo el Atlético de Madrid (llamado en sus inicios Atlético Aviación... ahí, que se note que soy colchonera por si no había quedado claro xD).
¿Os habéis dado cuenta las cosas que tiene la vida?, ya me conocéis y sabéis que no creo en las casualidades, por eso yo flipo en Technicolor cuando pasan estas cosas :D.

En fin que ya sé que a muchos os parecerá una tontería, pero después de lo que he pasado en la Universidad de Alcalá y lo que me ha hecho padecer, me da lástima dejar aquello (Guadalajara no está tan mal al fin y al cabo, sniffff). Sí, ya sé que me váis a decir que cerrar una etapa de la vida para abrir otra nueva siempre es positivo, pero ya sabéis lo que opino de los cambios en el fondo. Llamadme sentimental, pero es lo que hay. Esos recuerdos de mi primer año cursando educación infantil, con la ilusión intacta, con la satisfacción de haber estudiado tanto para llegar hasta donde quería llegar y con un montón de planes por delante. Esas peyas también :P, en las que me escapaba a la tienda de Cómics y me perdía entre los estantes de aquel lugar que me seducía poderosamente. Walkiria Cómics (¡no me digáis que el nombre no es la caña!)... siempre me encantó esa tienda, su decoración te transportaba a una taberna de esas que todos hemos imaginado alguna vez en algún relato fantástico: vigas de madera oscura en el techo, estanterías de la misma madera, antorchas en las paredes... la de pasta que me he dejado yo ahí xD (suspiro) qué cantidad de recuerdos.






Foto: Walkiria cómics





En fin que estoy un poco confusa... estoy cabreadísima por lo de mi estadio Vicente Calderón, contenta y muy ilusionada con la llegada de una carta que me confirme que me han admitido y un poco triste por las cosas que dejo atrás.
No sé cual es la de cal y cual la de arena Image Hosted by ImageShack.us lo que sí tengo claro es que quiero ir a ver un partido del Atleti en el Calderón antes de que lo reduzcan a cenizas... ¿¿quién me llevaaa ?? :D.

lunes, 30 de julio de 2007

Numantia.

Este finde he estado en Numancia (Soria) viendo el yacimiento arqueológico. He aprendido un montón de cosas... ¿Sabiáis que los habitantes de Numantia fueron un verdadero quebradero de cabeza para los romanos?, igualito que los galos, pero estos eran de la tierra.
Tras varias derrotas vergonzosas para los romanos, decidieron actuar porque no podían permitirse el lujo de que un simple asentamiento celtíbero le tomara el pelo a fuerza tan poderosa como Roma. Así que tras sitiarla y resistir varios meses, finalmente la ciudad sucumbió por inanición. Publio Cornelio Escipión "El africano" se hizo con la victoria y Numantia se reconstruyó al estilo romano (por eso quedan restos mezclados de casas celtíberas y romanas).


Yo alucino con estas visitas, cada día estoy más convencida de que los antigüos eran mucho más inteligentes que nosotros, lo tenían todo estudiado y aprovechaban mucho mejor los recursos naturales aún careciendo de todo lo que tenemos hoy en día.

Después de pasar un calor de muerte en el yacimiento, nos bajamos al pueblo y allí había una pequeña representación de los vecinos sobre la historia de Numantia. Llegamos sólo a la lucha entre romanos y celtíberos, el resto (la toma de Numantia y la victoria de Escipión), se haría por la noche y a eso ya no llegábamos.
No me puedo creer la suerte que he tenido, estoy super contenta, porque sin tener ni idea de que eran las fiestas del pueblo y que se hacía esta representación, nos decidimos por visitar Soria este finde. ¡Ya era hora que me tocara algo de suerte a mí!.


Total que cuando acabó la representación, nos tomamos una Caelia Celtíbera en un bar que la hace artesanalmente como se hacía entonces, y tengo que decir que realmente este era uno de los motivos de mi viaje: probar la Caelia que me quedé con las ganas de probar la otra vez.
Y aunque a mí no me gusta la cerveza y tenía un regusto amargo, estaba buenísima y helada, vamos que entró muy bien :P.


Luego nos fuimos a Soria y buscando un sitio para comer advertí en un cartel que el restaurante Leonor, se encontraba cerca de la ermita de Nuestra Señora del Mirón, y pensé que sería interesante verlo, así que allá fuimos a comer.
Después de la pitanza, aprovechamos y entramos a la ermita, y la señora que la cuidaba y la estaba limpiando porque había habido una boda esa mañana, nos la enseñó. Vuélvome a quedar alucinada con los sorianos, son amabilísimos, y con esta señora en especial porque nos enseñó hasta su casa, sitio que está normalmente anexado a la ermita y que no te enseñan en las visitas.

Encantadísima quedé con la visita y con la buena mujer... Castilla ya se sabe, es lo que tiene.



Luego nos bajamos hasta San Juan De Duero para ver el claustro y después nos dirigimos a la ermita de San Saturio: segundo motivo por el que realizamos este viaje a Soria.


Si digo que es preciosa me quedo corta. Es una ermita excavada en la ladera de una montaña... no os digo más, tenéis que verla que os aseguro que merecerá la pena, independientemente de que sea un lugar religioso y a vosotros no os molen esas cosas.


Y luego, cómo no podía ser de otro modo, nos dimos una vueltecita por Soria e hicimos algunas compras: mantequilla dulce, chocolate, mermeladas insólitas, queso, algunas pastas y otros dulces (lo sé, soy peligrosa jajajajaja :P).


Fue una delicia pasear por Soria, hacía calor, pero corría un airecito fresquito que daba Gloria. Con deciros que nos sentamos en una terraza para tomarnos algo y yo quería quedarme a vivir allí en la terraza :P.


Delicia fue también pasear con los fragmentos de poemas de Machado adornando las fachadas de algunos edificios, con motivo del centenario de la llegada de Machado a Soria.




"Soñé que tú me llevabas por una blanca vereda,
en medio del campo verde, hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules, una mañana serena.



Sentí tu mano en la mía, tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído como una campana nueva,
como una campana virgen de un alba de primavera.



¡Eran tu voz y tu mano, en sueños, tan verdaderas!...
Vive, esperanza, ¡quién sabe lo que se traga la tierra!".






Yo cada vez estoy más encantada con Soria, a mi me ha conquistado totalmente, porque no sólo es una ciudad encantadora, sino que la gente es de lo mejor que me he encontrado.
Es una pena porque no está tan promocionado el turismo de Soria como el de otras ciudades castellanas, pero yo os animo a conocerla si no lo habéis hecho ya, porque estoy segura de que no os defraudará. Yo desde luego pienso tripitir :D.

Ya colgaré las fotillos en mi space cuando me toque la lotería y me compre el cablecito para sacar las fotos del móvil jajajaj.

viernes, 27 de julio de 2007

Mis dibujos.

Aquí podréis ver las fotos de algunos dibujos que hice hace mucho tiempo. Sé que no son gran cosa, que están bastante mal hechos y que se pueden mejorar muchísimo, pero me apetecía abrir mi cuaderno de dibujo, desempolvarlos y compartirlos.
¿Empezaré a estar orgullosa de lo que hago?... naaaaaaaaaaaaa xD :P.

Bueno que ahí os los dejo.
Baccio mile a tutti.

Penumbra.


¡¡Me encanta Charli!!, gracias por hacerme esta composición. Aunque la percha era un poco desastrosa :P, tu arte es muy grande y ha resultado esta compo hermosa.

Muchísimas gracias Carlos :**********.

jueves, 26 de julio de 2007

La leyenda de la mujer cariñosa.



Ella siempre fue una mujer extremadamente sensible. Era muchísimo más sentimental que racional y no podía hacer nada para cambiarlo, había nacido así, estaba en su naturaleza y ella lo aceptaba orgullosa, pero no ocurría lo mismo con los demás.
Todas las ocasiones en las que había pretendido ser algo que no era por agradarlos, por encajar en un mundo en el que los sentimientos eran considerados un estorbo, había salido escarmentada y encima furiosa consigo misma por haberse engañado.

Después de salir escaldada en varias ocasiones, comprendió que con ella ocurría lo mismo que con las piezas de un conocido juguete infantil: No se puede meter un círculo de madera por el hueco de un triángulo, aunque sean del mismo color y tengan el mismo tamaño; un círculo siempre será un círculo. Y claro que se puede convertir un círculo en un triángulo, pero para eso hay que mutilarlo, deformarlo, borrar por completo sus contornos naturales para dibujar encima los contornos de un triángulo, y eso era algo que ella no estaba dispuesta a hacer.

Sin embargo, las veces en las que había actuado dejándose llevar por lo que le dictaba su corazón, no le habían ido mucho mejor; había salido muy malherida de todas ellas.
Normalmente tardaba un tiempo en lamerse las heridas mientras se escondía en su madriguera como un animal apaleado, un tiempo totalmente impredecible que variaba desde días hasta años; pero siempre había “algo” que ella no alcanzaba a identificar y que le borraba por completo cualquier rastro del recuerdo de esa experiencia dolorosa, para lanzarla de regreso al mundo tan indefensa como una neófita, o quizá peor, pues el corazón, como todo el mundo sabe, tiene un límite para resistir las heridas que le infringen y ella era totalmente amnésica en cuanto a las cicatrices que albergaba su órgano cardíaco.
El verdadero problema llegaba cuando se abría una nueva herida, en ese preciso momento, las cicatrices viejas que ya tenía volvían a abrirse al unísono, provocándola un dolor indescriptible y retardando el tiempo de su cicatrización al acumularse los tajos que debían cerrar. Y cada vez le costaba más tiempo recuperarse porque las heridas se hacían más profundas a fuerza de abrirse y cerrarse continuamente; hasta que un día, ese mismo “algo” desconocido que le borraba la memoria, le arrebató la capacidad de amar de un zarpazo, y como si le hubiera succionado el alma, la dejó tan vacía como una nuez vana.
Se sentía incapaz de experimentar amor y por más que lo intentaba con todo su corazón, lo único que percibía con mayor intensidad, era un inmenso vacío que se extendía por todos los rincones de su cuerpo llenándola hasta rebosar de nada, de una nada glacial y gris que le pesaba muchas toneladas.
Lloró, lloró muchísimo, lloró hasta quedarse sin lágrimas y entonces lloró en silencio, en seco, lloro para dentro, y esa nada que se nutría de sus tristezas, se iba apoderando de ella poco a poco.



Pero como sucede en todos los cuentos, todavía quedaba un resquicio de esperanza, mínimo, insignificante, sí, pero al menos existía.
Lo descubrió cuando el último amante que dejó su sudor sobre ella y sobre las sábanas de su cama, le dio algo que la sacudió de arriba a abajo: una caricia. Una simple caricia provocó aquella pequeña chispa que fue suficiente para producirle una descarga eléctrica y devolverle por un efímero momento una sensación parecida a la que le habían robado, pues le habían extirpado la capacidad de sentir amor, pero no la de sentir cariño. Claro que no era lo mismo, pero era tan parecido, que a ella le bastaba con eso, y entonces se le ocurrió la idea que la salvaría de pudrirse lenta y dolorosamente…


Una mañana, tras de despedir a su amante de turno, se preparó un café bien cargado y amargo como el regusto que le había dejado el susodicho. Cogió el periodico y lo ojeó por encima hasta llegar a la sección de contactos. Pero después de encontrarse con un sinfín de penes descomunales y amantes experimentados en todas las posturas para provocarle un placer infinito a la mujer, cerró el periodico asqueada.
-Bah sólo es sexo –y le dio un sorbo a su taza de café–. ¡Yo no necesito un polvo, necesito otra cosa, joder!, no quiero tíos que me la metan por todos los agujeros que tengo, quiero un beso, una caricia, un abrazo y no quiero tener que embarcarme en una relacción amorosa para ello, porque yo no puedo ofrecer nada y no sería justo para el otro. Lo único que quiero es saltarme los pasos de chico conoce chica, hablan, se gustan y entonces llega el intercambio corporal, quiero saltar todo eso e ir directamente al intercambio corporal… debería de haber una sección para los que queremos este tipo de intercambios, igual que para los que buscan follar –y la bombillita se le encendió.


Al día siguiente su anuncio estaba publicado en la sección de contactos, entre los de “universitaria cachonda” y “madura casada”:




“Chica joven se ofrece para intercambio de cariño…”




A pesar de que tuvo que soportar llamadas de todo tipo interrogándole sobre los servicios sexuales que ofrecía, se sentía aliviada cuando le colgaban el teléfono al explicarles que no ofrecía un intercambio sexual, sino un intercambio de cariño.

Justo cuando ya estaba a punto de tirar la toalla y de pensar que quizá se había equivocado con las personas, que estaban tan podridas de lujuria que no encontraría a nadie que le ofreciera lo que buscaba, recibió una llamada. Se trataba de un chico joven, más joven que ella y extremadamente tímido.
Después de una conversación de 10 minutos quedaron para verse esa misma tarde. Nerviosa, ella acudió a la cita puntual, él se retrasó un poco ofreciendo una excusa cualquiera que ella sabía que era mentira. Lo que no sabía era que el joven la había estado observando largo rato, desde un sitio estratégico protegiéndose de su propio miedo a encontrar a alguien que fuera capaz de darle algo que necesitaba tan desesperadamente. Cuando vio que ella no tenía pinta de ramera y que tal vez sí podía ser posible que existiera alguien así, se decidió a hacer acto de aparición.
El primer contacto fueron dos besos en la mejilla, después se sentaron en un banco y mientras hablaban de cualquier cosa no podían dejar de tocarse: una caricia en la mano, en la mejilla, se cogían de la mano, ella apoyaba su cabeza en el hombro de él y él la rodeaba con sus brazos. Los dos estaban tan ansiosos de cariño que les pareció casi lujurioso aquel contacto inocente frente a las miradas ajenas, por lo que decidieron ir a un lugar donde pudieran estar sólos y ella le invitó a su casa.
Así fue como acabaron pasando la noche juntos, entrelazados, vestidos y con la misma sensación de clímax que se tiene tras un orgasmo.

Volvieron a verse en varias ocasiones más y acabaron convirtiéndose en amigos del cariño. Nada les unía fuera de su intercambio, y ninguno de los dos quería profundizar en cualquier otro tipo de relación, simplemente se veían, se embriagaban de piel, de roces y de abrazos y se despedían hasta la próxima.
Poco a poco, ella fue recibiendo más llamadas de personas que estaban interesados en el intercambio que ofrecía y se dio cuenta de que la gente en realidad estaba mucho más necesitada de cariño, que de sexo o de amor. Y no hizo ninguna diferencia entre hombres o mujeres pues todos podían ofrecerle lo que ella necesitaba y no podía permitirse el lujo de excluir a nadie.

En un principio ella devoraba esas muestras de afecto con tal ímpetu, las bebía con tal avidez, que llegó a convertirse en una vampira del cariño y se enganchó a él como si de una droga se tratara. Necesitaba su dosis diaria, pasaba su mono y su síndrome de abstinencia y volvía a consumir hasta saciarse, hasta que no podía más y después tenía que vomitar para vaciarse un poco, porque sentía que iba a estallar de un momento a otro.

Con el tiempo aprendió a dosificarse, a paladear el cariño, a disfrutar de cada caricia, de cada muestra de afecto, como un enólogo disfruta de una buena copa de vino. Aprendió a beber a sorbos pequeñitos para que el regusto le durara más tiempo y poder echar mano del recuerdo cuando no podía verse con ninguno de sus amigos del cariño.
Llegó a pensar que su vida estaba plena y que por fin había encontrado el hueco donde encajaba ese círculo. Tan rebosante se sentía, que fue ella la artífice de la plaga infecciosa de cariño que se extendió por la ciudad, pero los demás, ignorantes, lo achacaron al efecto de la primavera o del calor. Por todos los rincones se sucedían intercambios afectivos, roces furtivos, miradas encontradas, sonrisas con vida propia, y todo ello tenía un origen común, emanaba de la misma persona y se extendía sin control como se extiende un manto de espesa niebla.

Hoy en día sigue dando y recibiendo afecto puro, sin diluir ni rebajar y la gente sigue acudiendo a ella, e incluso acude gente recomendada por otra gente. Ya no es ella la que busca desesperadamente un intercambio de cariño, sino otros muchos que acuden enfermos, moribundos y que se van completamente curados porque saben que el cariño que das siempre llega de vuelta a ti multiplicado.

Male©.
Creative Commons License

Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 25 de julio de 2007

"Para que tu no llores" Antonio Carmona y Alejandro Sanz.

Reina el silencio en este oscuro lugar, nada es eterno todo llega al final...
Me muevo con la gente que va,
cargada de recuerdos,
confío en la persona que da,
su amor sin conocerlo,
aun queda tiempo para echarnos a andar,
no me preocupa si te encuentro al final...

¿Por qué soy tan gilipollas?...

Creo que este es uno de los grandes enigmas del universo junto con el triángulo de las Bermudas, la desaparición de los mayas y qué tienen dentro los agujeros negros. En fin...



-"¿Qué ángel me alzó de mi lecho de flores?, ¿Quién anda cantando ahí fuera?... Os lo suplico, gentil mortal, cantad: prendado esta mi oído de vuestro sonido, tan conmovidos estan mi ojos por vuestras formas, que os amo".



Fragmento de texto extraido del anuncio de Levi's (Shakespeare vendiendo vaqueros, manda karallo), y cuadro perteneciente al pintor italiano Rafael Sanzio.

martes, 24 de julio de 2007

Tengo un comecome que "pa" qué...

Hoy he tenido un sueño horrible y me he despertado justo cuando estaba soñándolo, con lo que el recuerdo se me ha quedado grabado. Desde que me he levantado tengo una desazón que no mengua :S.


Estoy my rara hoy... se me acumulan las paranoias despierta y dormida, esto no puede ser bueno :S.
Acabaré volviéndome loca, lo se, como una de esas ancianitas que viven solas y cuya única compañía viva son los gatos abandonados que recoge de la calle... aunque ahora que lo pienso... tal vez no sea tan mala idea. Tendría mi propio ejército felino que me ayudaría a exterminar a todos los hombres... no, mejor... ¡a toda la raza humana para quedar únicamente yo como reina de los gatos! (siempre me gustó Catwoman y el cuero negro me sienta bien) ... o mejor aun... ¡soberana de todos los animales que habitan la tierra!... algo así como tarzán pero en chica, muahahahaha.


...Creo que estoy perdiendo la cordura...


lunes, 23 de julio de 2007

Harry Potter 5... no me hagáis la rima jodí@s ¬¬




¡¡¡Ayer la fui a ver por fin!!! y no he salido decepcionada. La elección de actores que se agencian para la saga, es cada vez mejor: Ralph Fiennes (Lord Voldemort), Alan Rickman (Profesor Severus Snape), Emma Thompson (Porfesora Sybil Trelawney), Gary Oldman (Sirius Black), Elena Bonham Carter (Bellatrix Lestrange), Maggie Smith (Profesora Minerva Mcgonagall)... Menudo grupito, estos productores saben lo que se hacen.

El caso es que fui a ver la peli con la total convicción de que se dejarían partes del libro sin reflejar en la peli (como ocurrió con sus predecesoras), y así ha sido, de modo que por ese lado no me ha decepcionado.

Las actuaciones en general son muy buenas (con ese reparto, como para no serlo), pero el papel de Harry cada vez lo veo más soso, no sé lo que es, pero no acaba de encajarme.


La profesora Dolores Umbridge es detestable en extremo y la actríz que le da vida (Imelda Staunton) le da un cierto toque de demente que me ha gustado. Alguien comentó en las filas de atrás del cine que parecía drogada y la verdad es que hay momentos que si parece haberse fumado algo.

Otro personaje que me ha encantado ha sido el de Nymphadora Tonks (Natalia Tena), es uno de mis favoritos, y aunque sale poquísimo en la peli (dos o tres escenas como mucho y encima solo tiene un par de frases, con lo que no dejan que luzca el personaje), me ha gustado verla aparecer.

Junto con Tonks destaco a Luna "lunática" Lovegood (Evanna Lynch). Me encanta ese aire de inocencia y despiste que tiene y la actriz, una irlandesa novata, lo hace estupendamente.
De lo mejorcito de la peli son Fiennes, Oldman, Emma Thompson, Bonham Carter y Rickman (es que me encanta este hombre :P). Y añado a los gemelos Weasley que cada vez lo hacen mejor estos chicos (James y Oliver Phelps).

Eché de menos que Kreacher, Tonks y Ojoloco Moody se lucieran un poco más, podrían haberle sacado más jugo a sus apariciones, pero bueno, como yo digo se puede tener todo en la vida, pero no al mismo tiempo.
Por cierto, llevaba mucho tiempo diciendo Sirius me recuerda a alguien y no sé a quién, acabo de caer en que se parece levemente a Bunbury xD.




(Si no quieres que te chafe el argumento, no sigas leyendo porque son detalles del mismo) Yo ya te lo advertí, tu mism@...
La muerte de Sirius me ha parecido un poco rara, no recuerdo que Bellatrix le matara por la espalda estando totalmente desprevenido (tendré que leerme el libro otra vez pero juraría que no). Así que eso me ha dejado un poco desencantada y si contamos con que la muerte de Sirius fue el primer duro golpe para los seguidores de la saga, pues doblemente desencantada.




De modo que la nota global que le doy a la peli es un 7'5, totalmente recomendable. Los fans ya sabemos que una peli jamás alcanzará la perfección que alcanzaron las imágenes provocadas por nuestra imaginación mientras leíamos el libro, pero eso no es impedimento para que vayáis a verla y la disfrutéis; y estoy segura que lo haréis.



A mí se me da un aire a Lily Munster, ¿a vosotros no?

Los rollistas molan.

¡Pues sí, los rollistas molan un montón! y por eso mismo el día de hoy merece ser clasificado como "Día cojonudo para recordar". Me lo he pasado genial, la compañía ha sido de lo mejorcito y a mí que me apunten para la siguiente porque yo quiero repetir :D.

Gracias por la tarde-noche que me has regalado rollista, ha sido excelente (conste que no es peloteo, sabes que yo lo único que sé hacer bien es meterme contigo :P).
¡¡Y gracias por llevarme a ver Harry Potter!!, eso no se me olvidará nuncaaaa
.

¿La próxima en tu casa, no? xDDD. Un super beso para vos, o mejor dos mira, me has pillado generosa.

PD: al final va a resultar que el número 13 no es tan malo...

PD2: ¿nos ha costao quedar eh?, pero al final ha merecido la pena totalmente.


:DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

viernes, 20 de julio de 2007

:D

Así de grande es hoy mi sonrisa. Ni siquiera sé por qué, pero hoy estoy de buen humor.

Aprovecho para hacer un remix de vídeos que me apetece un montón poneros, pero antes compartiré un pedacito de un poema que he descubierto recientemente. Dice así...



"Oh, orgulloso sol que tranquilo declinas tu marcha hacia poniente,
y los pájaros llamados por tu engaño, van volando hacia ti, volando hacia la muerte"




Bonita, ¿no?. Pues alucinad porque la autora es un fraggle. ¿Recordáis aquella fraggle poeta y mística?, pues la autora de el poema es Muzzy, o Musy, o como se ponga. Siempre fue mi favorita y alguien me dijo que había visto un episodio de la serie y que le había gustado el poema. Y como me dio envidia, yo también quise verlo, y la verdad es que no tiene desperdicio.


Gracias por descubrirmelo joioo :P :*.





Paso a poneros un vídeo que me trae muy buenos recuerdos, lo que me reí con él cuando lo vi y con la persona a quién me recuerda... t'estimo ja ho saps.




El milenarismo va a llegaaaaaaaaaaaar


Fernando Arrabal y su ya famosísimo pedal televisivo (cómo iba el colega).




Y para terminar quiero compartir con vosotros una cancioncita que me han mandado hoy y me ha molado. Gracias melón :*.

miércoles, 18 de julio de 2007

Alucino pepinillos.

Nezareth Castillo, 8 años, Perú.

Otia pero si es mini Hugo Chávez xDD. No, ahora en serio, a mi este niño me acohona.

No va conmigo eso de prejuzgar a la gente, y menos cuando se trata de alguien que está hablando de sus creencias; pero lo de este niño me parece muy heavy. Aparte de que dudo mucho de que sepa de lo que está hablando, la vehemencia con la que se expresa me hacen sospechar de que aquí hay un cierto tufillo a discursito preparado (no sé por quién, pero ya les vale utilizar así a un niño).

A mi lo que realmente me parece, es que este niño está imitando las conductas que ve a su alrededor, y eso no es algo extraño porque todos los niños hacen lo mismo, pero de verdad que me resulta muy difícil de creer que este comportamiento salga del niño de manera espontánea.

Y ya la repera es que el niño este es famosísimo y mueve masas allá donde va a predicar...

Todo esto tiene un aire tan surrealista, tan raro, tan antinatural, que a mí me inquieta, de verdad os lo digo.

martes, 17 de julio de 2007

"Rhythm Of The Night" Debarge.

Aprovechando que hoy estoy alegre, que esta canción siempre me ha puesto de buen rollo, voy a compartir con vosotros el vídeo musical.

Aprovecho también para dedicársela a Jesús deseándole que la nueva etapa que empieza en su vida le sea propicia en todos los sentidos en los que él así lo espera. Que te vaya todo genial Jesús, y sí, te voy a echar de menos.

Y para rematar, aprovecho que se trata de una canción de los 80 y la añado a la sección. No perderse la estética ochentera (ni tampoco las pintas del cantante y de los otros dos clones de su peinado y su proyecto de bigotillo, muy rollo Lionel Ritchie xD).

Ale, a disfrutarla.


¡He pasado la ITV!

Y estoy contentísima . Ayer terminé el tratamiento, lo que se supone que quiere decir que ya estoy recuperada al 100% y hoy tocaba revisión para corroborar eso. Así que heme ahí en el hospital, todo el día con las peras limoneras al aire para que me las vean un montón de médicos y enfermeros que pasan por ahí mientras me hacen las pruebas.
La cosa tiene guasa sí, mientras te miran, tu tienes que estar ahí aguantando estoicamente tratando de poner cara de naturalidad, pero todo lo más que te sale es una cara de circunstancia tremenda. Y de nada te sirve que te tapes con la batita ridícula que te dan, es igual, si te la tienes que estar abriendo cada dos por tres para dejar el torso desnudo.

En fin que hoy me tocaba estar con los melones al aire como si fuera un muestrario frutal. Menos mal que me lo tomo con folosofía, sino...
Supongo que será la costumbre, porque al principio me costaba horrores y ahora es casi rutinario que me vean los melones xDD. Pero bueno, peras aparte, todas las pruebas han salido positivas, lo que quiere decir que estoy recuperada y que ya no voy a tener que empastillarme Image Hosted by ImageShack.us.




Como decía Macario.... ¡Ayyyyyyy que contenta n'toyyyyyyyyyyyyyyyyyy!

domingo, 15 de julio de 2007

Los 80, la década dorada.

Muchos de los que nacieron en los 80 coincidirán conmigo en que jamás habrá otra época como aquella. Los 80 fueron brutales, nosotros lo sabemos ¿verdad chic@s?. Supongo que cada uno cuenta la feria según le va en ella, y por eso mismo los niños de ahora creen que esta época es la mejor, pero yo os digo que estáis equivocados.
Vuestra generación es la generación de la información, de internet, de los móviles y del progreso tecnológico en definitiva, pero eso no significa que sea algo bueno, al contrario. Vosotros estáis creciendo en un mundo que tiene todos los medios para comunicarse con las personas desde cualquier lugar, pero se está perdiendo el contacto físico, la interacción con la gente, todo es virtual, frío, y carente de calor humano.
Nosotros cuando éramos pequeños salíamos a jugar a la calle y siempre había alguien que traía un primo suyo o un amigo y lo aceptábamos como uno más del grupo. Eso era relaccionarse, no lo que se hace ahora a través de una pantalla con una identidad escondida detrás de un nick; y conste que no estoy despotricando contra esta manera de conocer gente, porque yo misma he conocido a mis mejores amigos de esta forma, pero nosotros hemos traspasado la barrera virtual y hemos salido al exterior exterior para abrazarnos, tomar unas cañas y reírnos sin utilizar emoticonos. No os equivoquéis, internet está genial para conocer gente y hablar, pero la vida sigue estando fuera, en la calle, como siempre ha sido.
Vuestra generación está creciendo con una tele que da asco (por que reconozcámoslo, la tele, pese a quien pese, es nuestro tercer maestro después de padres y profes).
Nada de programas infantiles (Los Lunnis se salvan por los pelos y algún que otro programa de fin de semana), lo único que hay en la tele es bazofia rosa/amarilla.
Vuestra generación es una generación de fibra óptica y mp3, la nuestra es una generación de supervivientes:

- Bebíamos agua de la manguera del jardín o de la fuente oxidada del parque y no de una botella de agua mineral.
- Íbamos en coches que no tenían cinturón de seguridad ni airbags. Ir en la parte de atrás de una camioneta era un paseo especial y todavía lo recordamos.
- Nuestras cunas estaban pintadas con pintura a base de plomo.
- Cuando montábamos en bicicleta no usábamos casco, ni rodilleras, ni coderas. Muchas de las cicatrices que nos hicimos entonces las lucimos hoy con orgullo como si fueran medallas.
- Pasábamos horas y horas construyendo robots, naves espaciales o casitas de muñecas con cajas de zapatos, papel de plata y celo.
- Salíamos a jugar a la calle con la única condición de regresar antes del anochecer.
- Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo que buscar un abogado por estos accidentes. Nadie tenía la culpa sino nosotros mismos.
- Comíamos pan con nocilla, bebíamos cola cao con grumos y bebidas con azúcar y nunca teníamos sobrepeso.
- Compartíamos una bebida entre cuatro bebiendo de la misma botella y nadie se moría por eso.
- No teníamos Playstation, 99 canales de TDT, DVD con sonido surround, teléfonos móviles, ordenadores, fax y menos Internet. Solo teníamos (los que tuvieron suerte) un ordenador que como mucho te permitía jugar al Arkanoid y como tarde o temprano te cansabas de romper ladrillos, salías a la calle a jugar con la pelota o a saltar a la comba. Por eso nosotros sí teníamos AMIGOS.
- Salíamos, nos subíamos a la bicicleta o caminábamos a la casa del vecino, tocábamos el timbre, o sencillamente entrábamos sin llamar y allí estaba nuestro amigo y salíamos a jugar.
- Algunos estudiantes no éramos tan brillantes como otros y cuando perdías un año, lo repetías. Nadie te mandaba al psicólogo, nadie tenía dislexia, simplemente repetías y tenías una segunda oportunidad.
- Cuando tus padres te castigaban por alguna cosa, no los demandabas por violencia intrafamiliar; sencillamente te quedabas callado y pensabas “la he cagado”.
- Teníamos libertad, fracasos, éxitos y aprendimos a manejarlos.
- No teníamos estrés y jugábamos con insectos y anfibios (sapos y ranas) y luego nos metíamos los dedos en la boca y aquí estamos.

Y muchas otras cosas que un famoso anuncio de bebida refrescante pone de manifiesto en su última campaña.

Ya no se hacen dibujos como aquellos: Heidi, Los Fraggle rock, Dartacán y los tres mosqueperros, El bosque de Tallak, Candy Candy, Ruy el pequeño cid, Comando G, Mazinger Z, He-Man, Dragones y mazmorras, la abeja Maya, los pitufos, Ulises 31, Chicho Terremoto, los osos amorosos, Los Ewoks, Ferdy, Los fruitis, El inspector Gadget, Pixie y Dixie, La hormiga atómica, los Diminutos, Barrio sésamo...

Ni tampoco se hacen series como aquellas: El gran héroe americano, El coche fantástico, Fama, Canción triste de Hill Street, Luz de luna, El equipo A, MacGyver, Verano azul, Curro Jiménez, La familia Munster...

¿Y la música?, aquello sí era música: The Police, Simple Minds, Mecano, El último de la fila, Dire Straits, Bob Dylan, Bruce Springsteen, Europe, David Bowie, Rickt Astley, Cindy Lauper...

Y no nos olvidemos de las chuches de los kioskos, ni de los anuncios de la tele, ni de los álbumes de cromos, ni los primeros videojuegos, ni los cómics, ni los dibus japoneses.

Es tanta la nostalgia que voy a inaugurar hoy una nueva sección titulada "Los 80", y en la que voy a ir recordando cosas que os van a sonar a todos y que muy posiblemente os saque una sonrisa y os devuelva un puñado de buenos recuerdos, como a mí. Por eso lo hago, por rescatar esos recuerdos que nos son gratos a todos los ochenteros (deberíamos ser un clan o algo así :P, esto ya raya lo friki que también éramos muchos por aquel entonces).

Así que espero que lo disfrutéis tanto como yo. Va por vosotros.




Queda inaugurada la nueva sección




viernes, 13 de julio de 2007

Los melones molan.

No los melones que estáis pensando cochinos xD, ni los melones frutales; es otro tipo de melón todavía más extraordinario.


El día de hoy pasará a los archivos de mi memoria como uno de los "Días cojonudos para recordar". Gracias por dejarme conocerte y sigo pensando lo mismo... molas melón.



"Hay libros que te escogen a tí en vez de tu a ellos"... pues va a ser verdad.


jueves, 12 de julio de 2007

10 años sin Miguel Ángel.

Hace 10 años, Miguel Ángel Blanco fue asesinado por la banda terrorista E.T.A. Dos días antes le secuestraban y chantajeaban al gobierno para que cediera a sus peticiones a cambio de la vida del joven. España permaneció en vilo durante 48 horas, sucediéndose por todas partes manifestaciones multitudinarias en contra de la banda terrorista y pidiendo la libertad de Miguel Ángel.
No pudo ser, Miguel Ángel aparecía el 12 de julio a las 16:50 con dos disparos en la cabeza que lo habían herido de muerte, y España se convulsionó.
Lo recuerdo perfectamente porque me marcó profundamente, tanto que yo, como muchos otros, lloré desconsolada ante la noticia del infame asesinato.
Algo despertó entonces, algo muy grande que nos unió a todos bajo un mismo espíritu. Mucho antes ya se realizaban manifestaciones de rechazo a los terroristas, pero ese día, muchos de los que permanecían aletargados, despertaron, y la unión de todos contra el cáncer del terrorismo se hizo más fuerte.
Las palabras no hacen justicia, y por mucho que yo pueda explicar ese momento para que quien no lo haya vivido lo comprenda, resulta imposible. Todos los que lo vivimos sabemos lo grande que fue, y por ese motivo quiero hoy recordar más que nunca, que unidos somos más fuertes.


Por Miguel Ángel, por TODAS las víctimas del terrorismo y por sus familias, vaya este humilde homenaje.

Desdémona.

Este fue el nick que elegí cuando comencé a entrar en el Trivial de Terra. Muchos eran entonces los motivos que me inspiraron para elegir el nombre de este personaje de Shakespeare. Algunos se extinguieron, otros permanecen, pero después de tanto tiempo cambiarme el nick supone desprenderme de una parte de mí, puesto que llegué a identificarme con él. Me temo que siempre seré Desdémona, "Desde" para la mayoría, y sospecho que aunque me cambiara el nick (que a veces lo he hecho), ellos siempre han acabado reconociéndome como Desdémona. Tanto es así, que muchos de mis conocidos continúan llamándome Desde a pesar de saber mi nombre real.

De modo que Desdémona está tan ligada a mí, que no puedo desprenderme de ella y lo único que puedo hacer es desterrar al olvido las cosas malas que me recuerda y quedarme con las buenas. Y eso es precisamente lo que pienso hacer...






OTELO.- ¿Has rezado esta noche, Desdémona?
DESDÉMONA.- Sí.
OTELO.- Pues pide a Dios perdón, si te acuerdas de algún crimen, que Dios no te haya perdonado todavía.
DESDÉMONA.- ¡Dios mío! ¿Qué me quieres decir, esposo?
OTELO.- Hazlo, y pronto. Yo me alejaré entre tanto. No quiero que mueras sin confesión. No quiero condenar tu alma.
DESDÉMONA.- ¿Qué? ¿Quieres matarme?
OTELO.- Sí, por cierto.
DESDÉMONA.- ¡Perdón, Dios mío!
OTELO.- ¡Así sea! Dilo con todas las fuerzas de tu alma.
DESDÉMONA.- Tu que así hablas no puedes matarme.
OTELO.- ¿Qué?
DESDÉMONA.- Con todo eso, te tiemblo. Tu mirada me aterra. Y no sé por qué es mi temor, pues de ningún crimen me reconozco culpable. Y sin embargo, tiemblo.
OTELO.- Acuérdate de tus pecados.
DESDÉMONA.- Será el amor que te profeso.
OTELO.- Por ese amor te mato.
DESDÉMONA.- ¿Matarme porque te amo? ¡Oh indigna muerte! ¿Por qué te muerdes los labios? ¡Ciega pasión te descamina! Agüeros son de mal suceso; pero yo espero que no me amenazan a mí.
OTELO.- ¡Calla, calla!
DESDÉMONA.- Sí, callaré, ¿pero que pasa?
OTELO.- ¿Tú diste a Casio aquel pañuelo, regalo mío y que yo tanto apreciaba?
DESDÉMONA.- ¡No, te lo juro por mi vida! Pregúntaselo a él.
OTELO.- No jures en falso, amada mía, que ya estás en el tálamo de la muerte.
DESDÉMONA.- ¿Tan pronto?
OTELO.- En seguida. Confiesa, pues, tus culpas, una por una, que aunque las niegues con los más firmes juramentos, no has de disminuir en un ápice mi firme convicción. De todas maneras, morirás.
DESDÉMONA.- Entonces, Dios tenga compasión de mí.
OTELO.- Así sea.
DESDÉMONA.- Y tenla tú también. Jamás te falté, ni aún de pensamiento. Nunca puse mi corazón en Casio ni le di prenda alguna de amor. Quísele sólo con la amistad que Dios aprueba.
OTELO.- ¡Dios mío! ¡Y yo que he visto el pañuelo en sus manos! ¡Tú quieres volverme loco, y hacer que trueque en asesinato lo que quiero que sea sacrificio! Yo he visto el pañuelo.
DESDÉMONA.- Él lo encontró en el suelo. Yo no se le di. Que él venga y nos declare la verdad.
OTELO.- Ya la ha confesado.
DESDÉMONA.- ¿Y qué confesó?
OTELO.- Que alcanzó favores tuyos.
DESDÉMONA.- ¿Ilícitos?
OTELO.- Sí.
DESDÉMONA.- Falso. No lo repetirá delante de mí.
OTELO.- No, porque Yago le ha cerrado la boca.
DESDÉMONA.- ¡Ah! Tiemblo. ¿Casio ha muerto?
OTELO.- ¡Ojalá hubiera tenido tantas vidas como cabellos, para que mi venganza las hubiera devorado una por una!
DESDÉMONA.- ¡Calumnia, calumnia atroz, que nos ha perdido!
OTELO.- ¡Infame! ¿Y te atreves a llorarle delante de mí?
DESDÉMONA.- ¡Esposo mío, destiérrame de tu presencia, pero no me mates!
OTELO.- Apártate, vil adúltera.
DESDÉMONA.- Déjame vivir siquiera esta noche. Mátame mañana.
OTELO.- ¿Aún te defiendes?
DESDÉMONA.- Siquiera una hora de vida.
OTELO.- La hora inevitable ha llegado.
DESDÉMONA.- Dejadme rezar una oración.
OTELO.- Ya es tarde.
Y la estrangula.




Irene Jacob, para mí, la mejor Desdémona que ha dado el cine.

miércoles, 11 de julio de 2007

Harry Potter y la Orden del Fénix.

¡¡AAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYY QUÉ HOY LA ESTRENAAAAAAAAAAAN EN ESPAÑAAAAAAAAAA!!



A ver a quién lío para que me lleve a verla... porfa, porfa, porfaaaaaa yo pago las palomitas, el refresco, la entrada y la cena si hace falta pero que alguien me lleve a verlaaaaaaaaaaaa

Creo que acabo de tener un orgasmo...

Luz María.

Ayer estaba yo terminando de escribir el relato de la semana y por casualidad escuché una melodía que me resultaba tremendamente familiar. Me dije "No puede ser, lo habré imaginado", pero la melodía seguía sonando a lo lejos, y fue entonces cuando me pregunté "¿Quién está viendo Luz María?".
Supuse que se trataba de mi hermano pequeño, por aquello de que la vimos juntos en algunas ocasiones, pero me quedé totalmente descolocada cuando veo que él sale de su cuarto, se acerca al mío y me dice: "¿Quién está viendo Luz María?", "No sé, eso mismo me estaba yo preguntando", "Viene de arriba..." y aquí ya fue cuando aluciné pepinillos.
Arriba está la buhardilla, osea territorio de mi hermano mayor... imposible que mi hermano mayor esté viendo una telenovela, antes nevaría en el infierno. Así que me levanté dispuesta a despejar mis dudas y acercándome a la escalera escuché claramente que era sin duda la melodía que yo creí que era, de modo que pregunté a mi hermano mayor:
-Nene ¿qué estás viendo?
-Yo que sé, un culebrón que hay aquí...
Ya estaba claro, no podía ser otra cosa que mi telenovela querida.
-¿Donde la están echando?
-En Net tv.
Acto seguido me fui a internet para buscar la programación de la cadena y en efecto, allí estaba resplandeciente entre todos los demás títulos. Qué pucheros más tontos hice entonces y que ilusión comprobar que estaban echando la telenovela con la que tantas cosas he vivido. Eran muchos recuerdos y esos no se olvidan.

Recuerdo que hace un tiempo hablé con un amigo de la telenovela (que no sabía que a él también le gustaba) y acabamos jugando los dos un trivial exclusivo de la telenovela (soy una friki, recordad :P). ¡Qué divertido fue!... para nosotros claro, el resto de la gente que estaba en el canal casi nos lapida xDDD

En fin... que los que tengáis TDT y queráis verla, estáis a tiempo: todos los días en Net tv de 22:00 a 23:00. Va por el capítulo 4 y aunque os habéis perdido el comienzo (que estoy segura que si buscáis los episodios por ahí los encontraréis), la pilláis recién empezada así que no perderéis el hilo.

Yo la recomiendo totalmente, vamos es más, creo que quién no la haya visto debería hacerlo inmediatamente (vale aquí me ha podido la pasión :P). Es una telenovela distinta a las demás, ya no sólo por los actores que son muy buenos (Angie Cepeda es mi actriz favorita), sino por la historia, la ambientación y el guión, amén de algunos personajes que ponen su puntito cómico lo cual hace brillar más si cabe la telenovela.
Aquí tenéis suficiente información de la telenovela, para quién esté interesado.






Y sí, me gustan las telenovelas (algunas ¿eh?). Todo el mundo tiene sus secretos oscuros y este era el mío... ahora ya me imagino a gente que deja de hablarme misteriosamente... xDD.

Los hombros del ángel se estremecían mientras lloraba...


Los hombros del ángel se estremecían mientras lloraba arrodillado junto al cuerpo sin vida de una joven. Su cadáver yacía con un tajo certero en el cuello por donde se había desangrado. La roja sustancia teñía la piedra del suelo de la catedral mientras las lágrimas del ángel caían ininterrumpidamente sobre la muchacha mojando su pálida y fría tez.
–He fracasado –se decía Melvin una y otra vez sin poder apartar la vista del inexpresivo rostro de la mujer.
–Vamos Mel, no seas tan duro contigo mismo –ironizó una voz cavernosa que reverberó por todo el edificio.
Melvin levantó la vista y se encontró a Mefistófeles, sonriendo con plena satisfacción, que estaba apoyado de brazos cruzados sobre uno de los pilares tallados que se elevaban hasta la cúpula de la catedral.
–Te enfrentabas a mí, es normal que hayas salido perdiendo. Sin embargo me has sorprendido, pensé que me darías menos problemas. Eres un novato con mucho talento Mel, si te echan de ahí arriba siempre puedes venir a verme, te haremos un huequito entre los nuestros –dijo Mefistófeles con un brillo malicioso en sus pupilas.

–Tú… tú… –dijo Melvin sin acertar a decir nada más porque se le agolpaban las palabras en la garganta.
–Tranquilo Mel, la ira es un pecado capital. A tu jefe no le gustará –continuó regodeándose Mefistófeles.

En ese instante, el cuerpo de la muchacha comenzó a refulgir con un brillo argénteo. Poco a poco su alma iba saliendo de su cuerpo hasta que lo abandonó por completo y permaneció levitando suavemente sobre él. La joven se estremeció al divisar su cadáver tendido sobre un charco de sangre.
–¡Estoy muerta! –se dijo con el rostro desencajado al darse cuenta de lo que había hecho. La muchacha quiso llorar pero no pudo, o eso es lo que a ella le pareció, porque no sintió sus lágrimas resbalar por sus mejillas. No tenía conciencia de su cuerpo, era una masa de aire etérea sin límite corporal y se sentía extrañamente liberada, mucho mas ligera y capaz de empatizar con su alrededor al sentir la energía de las cosas y su propia energía. Era capaz de sentir cualquier cosa sin límite alguno, con mayor intensidad de la que jamás había conocido.

–Así es Malka, y tengo que decirte que no está nada mal, ha sido un gran corte, limpio y rápido. El amo se alegrará mucho de contar con alguien con unas habilidades como las tuyas entre sus filas –dijo Mefistófeles.
Malka observaba horrorizada a Mefistófeles, quién nunca había aparecido ante ella con su verdadero aspecto, y comenzó a sentir que el mal que irradiaba el demonio se filtraba rápidamente en su espíritu.
–¡No! –Chilló Melvin con lágrimas en los ojos-. No puedes llevártela.
–Claro que puedo, ella me ha entregado su alma voluntariamente y al suicidarse me ha ahorrado gentilmente tener que matarla yo mismo. Dos pecados imperdonables en el mismo día Mel… infierno seguro –se jactó Mefistófeles.
Melvin sabía que Mefistófeles estaba en lo cierto, habían sido dos pecados imperdonables y él no podía hacer nada para cambiar la situación, aquello se le escapaba de las manos.
–¿Melvin? –preguntó Malka mirando fijamente a aquél ángel que estaba arrodillado junto a su cuerpo.
–Sí, Malka –le respondió con la voz entrecortada.
–¡Eres un ángel! –exclamó atónita sin poder apartar los ojos de las dos colosales y níveas alas que sobresalían de la espalda de Melvin.
–Y yo un demonio y tu una muerta. Excelente apreciación, Malka -espetó Mefistófeles perdiendo la paciencia-. Y ahora venga, larguémonos de aquí, Gengis me esta esperando para meterle una estaca por el culo.
Mefistófeles chasqueó los dedos y un gran agujero negro se abrió a sus pies, del que emanaba un hedor asfixiante a maldad y a azufre y del que se escapaban los gritos desgarradores de los condenados. Una fuerza invisible comenzó a atraer el espíritu de Malka hacia el agujero.
–¡No! –gritaba ella desesperada sin poder resistirse a la fuerza de succión del gran hoyo–. ¡Nooooooooooo!

Y el agujero se la tragó por completo ahogando sus gritos y devolviendo un silencio imperturbable a la catedral.
Mefistófeles se dispuso a seguirla pero antes de adentrarse en el hoyo, se dio el lujo de lanzar un escupitajo a una de las imágenes de santos que había sobre un pedestal, la cual comenzó a retorcerse y descomponerse por acción de la negra sustancia, igual que si la hubieran arrojado un ácido altamente corrosivo.
Con una diabólica carcajada, Mefistófeles saltó al vacío introduciéndose en el agujero y éste se cerró inmediatamente tras él.


Melvin se había quedado solo con el cuerpo sin vida de Malka y Mefistófeles se había llevado su alma al averno. Había fracasado estrepitosamente y ahora el príncipe de las tinieblas contaba con otra alma pura entre las filas de su ejército del mal. Era cuestión de tiempo que corrompiera el alma de Malka y entonces se convertiría en un peligroso soldado infernal al que sería muy difícil abatir en la Gran Guerra Final.
Desolado, Melvin se agachó junto al cuerpo de Malka e hizo lo único que podía hacer por ella en aquél momento: orar.

Mientras de sus labios salían plegarias en una desconocida lengua, Melvin apartó un mechón de pelo del rostro de Malka. En ese instante, un brillo repentino refulgió en el pecho de la muchacha, deslumbrando a Melvin, quién encontró un medallón plateado en forma de corazón oculto entre los pliegues de su blusa. Cuando lo cogió entre sus dedos para verlo mejor, éste se abrió provocando que Melvin diera un respingo. Se trataba de un medallón que contenía una pequeña foto en su interior: era Malka abrazada a un joven.
Melvin reconoció al muchacho como el gran amor de Malka, por el que tantas veces la había visto llorar en secreto tendida en la cama de su cuarto. Él sabía cuánto lo amaba ella, porque podía sentir cómo el amor centelleaba en la mirada de la muchacha cada vez que pensaba en él, y se lamentó de que el joven nunca hubiera sentido por ella lo mismo que sentía Malka por él.
Melvin conocía bien el amor y la complejidad de este sentimiento y se lamentó de que los humanos lo utilizaran en sus estúpidos juegos, como si se tratara de niños jugando con un arma de fuego cargada.

Y entonces lo comprendió.
–¡El amor!... el amor está más allá del bien y del mal porque no está aliado con ningún bando y puede hacer que te inclines hacia un lado u otro por su culpa –dijo en voz alta entusiasmado porque las piezas comenzaban a encajar en su cabeza–. Ya sé cómo arreglar esto.

De repente Melvin se vio sumergido en una tenue y blanquecina bruma. Sobresaltado, se dio cuenta de que estaba atravesando las nubes y cayendo en el vacío. A sus pies comenzó a distinguir tierra firme aproximándose a él a una velocidad cada vez mayor y recordó que se encontraba viajando a la tierra en una misión para proteger a una niña recién nacida. En ese momento se dio cuenta de que todo lo que había ocurrido, no había sido más que una premonición, puesto que los ángeles tienen ese don.
Mientras su cuerpo iba descendiendo rápidamente, una extensa sonrisa se dibujó en sus labios, al mismo tiempo que dirigía una plegaria silenciosa con la vista perdida en la infinidad del firmamento.






Más ángeles en El cuentacuentos.

martes, 10 de julio de 2007

Hace un año...


...que te conocí y desde aquel instante no he podido dejar de pensar en tí ni un solo día. Son tantas cosas las que he pasado a tu lado, que no podría quedarme con tan sólo una. Y las miles de sonrisas y lágrimas que he compartido contigo... y los amaneceres... y tu voz... y tu sonrisa... y yo muriéndome.


Quisiera... poder decirte tantas cosas que debo guardar bajo llave en lo más profundo de mí y que no puedo liberar, porque tengo miedo de que cuando lo haga, mi cordura se marche volando tras ellas. Pero me temo que aunque pudiera decirte todo lo que tengo dentro, eso tampoco bastaría.

Ojalá sólo bastara con decirte que te quiero para que todo lo que nos separa se desmorone como un castillo de naipes gastados y poder cruzar a tu orilla por fin.

Ojalá sólo bastara con decirte que te quiero para que quisieras abrazarme y tenerme entre tus brazos lo que me resta de vida, y verme en tus ojos para darme cuenta de una vez que no soy una puta pesadilla andante.

Ojalá sólo bastara con decirte que te quiero... y ojalá pudiera sentirme con derecho a decírtelo.


Mientras callo y espero tu regreso, tan sólo puedo decirte que eres lo mejor que me habría podido pasar en la vida.


Te echo tantísimo de menos...





"Eres la razón por la que alguien se enamora"


Kierote.




lunes, 9 de julio de 2007

~ Separados ~

Pues resulta que esta noche me ha salido un planazo con alguien estupendo: cine de verano de mi pueblo conmigo misma.

La peli que echaban no es que ardiera en deseos de verla, pero pensé que me vendría bien salir y tomar el aire un poco y si mientras hacía eso, me ofrecían una peli, pues mejor aún. Total que no lo pensé y me escapé al cine y acabo de regresar a casa ahora mismo.

El paseo me ha sentado bien, la peli me ha dejado un poco "rara" por las peleas entre la pareja que me han dado mal rollo y porque no tiene un final felíz sino más bien abierto, cosa que me ha acabado de empanar del todo. Yo que normalmente no le doy vueltas a las cosas ni nada, esta noche no necesitaba una peli que me diera que pensar, pero vaya que no ha sido tan nefasta, simplemente he pasado el rato agradablemente con el fresquito de la noche y el firmamento abierto como techo. Ahora que eso del "kojak" que aconsejan en la peli, lo tengo que probar yo, porque por lo que he visto da buenos resultados :P.


Asi que nada nenes y nenas no es que esto sea una recomendación cinéfila o una mala crítica, sino más bien deciros que la he visto y que a mi ni fu ni fa, pero que vosotros veréis (pos vaya una cosa que he dicho, ¿no?. Mare mia, es el empane...)

domingo, 8 de julio de 2007

La rama rota.


Vengo de tu jardín de altos aromas, con esta flor que embriaga como un vino. Quizá por eso fue que en el camino me siguió una bandada de palomas.

Y ahora, en mi huerto, en esta entristecida paz del que nada odia y nada ama, me tropiezan los pies con una rama seca y rota, lo mismo que mi vida.

Y, como quien regresa del olvido y se hermana al dolor de otra derrota, pongo la flor sobre la rama rota para hacerla creer que ha florecido.



José Ángel Buesa.

sábado, 7 de julio de 2007

Quién me mandaría a mí...

Pues resulta que la madrugada del jueves al viernes, estaba yo viendo la tele tan tranquila esperando para ver una serie de dibujos que echan en cuatro a esas horas llamada Baby Blues y que me gusta bastante, cuando veo que no empieza la serie y que en su lugar ponen otra llamada Los Oblongs.

Ya que estaba ahí digo: "bueno pues vamos a ver de qué trata"... ¡en qué hora!. Qué mierda de serie y qué mal rollo me dejó en el cuerpo (porque claro una es masoca y ya la vió hasta el final para que no se diga que luego no hablo con propiedad), tanto es así que después tuve una pesadilla bastante desagradable y que paso de recordar.

Así que nada yo ya desisto de intentarlo con series nuevas que no se de qué van porque luego pasa lo que pasa, si "ejke" quién me mandaría a mí...






Baby Blues y The Oblongs

Capítulo 3: De cómo solucionar un problema.


" -Tengo un problemón.
-¿Tiene solución?

-No.
-En eso te equivocas, todo tiene solución en esta vida menos la muerte.
-... Bueno, en ese caso... supongo que sí tiene solución.
-¿Entonces de qué te preocupas? "

Capítulo 2: De cómo elegir.


"-No sé si hacerlo o no.
-¿Cómo que no sabes?, ¿qué es lo peor que te puede pasar si lo haces?
-Pues...
-¿Y lo mejor?
-(sonrisa)
-Entonces ya has elegido."

miércoles, 4 de julio de 2007

Mi hermano...

Llevo toda la tarde partiendome la caja por su culpa. Resulta que le he oido desternillándose a él sólo y he ido a ver que es lo que tenía tanta gracia:


Yo -¿Qué te pasa, melón?
Él -Que me han pedido que haga un personaje para la partida de las CLN, algo así como un vampiro sindicalista de los años 20 en la gran ciudad. Pero le estoy diciendo a mi amigo que no ha sido buena idea pedírmelo.

Yo -¿Por?
Él -Porque no llevo escrita ni una línea y ya le he triturado la mano al padre.

Pa' comérsela.

Qué carita, qué ricura, ¡es que me la como!. Yo quiero una jooooo, se aceptan proposiciones...

"Abrázame" Alejandro Fernández.



martes, 3 de julio de 2007

Sucedáneos filosóficos de andar por casa. Capitulo 1: De cómo ser feliz.



"-Lo que tienes que hacer es pensar en qué es lo que más te apetece hacer en el mundo... y hacerlo".




lunes, 2 de julio de 2007

La mirada que le devolvió el espejo no era la suya...

La mirada que le devolvió el espejo no era la suya, ni tampoco reconocía a la mujer que la observaba desde el otro lado. Ya no se reconocía en aquellos ojos atormentados, ni en aquella mirada fría como el hielo.
Mientras se contemplaba no paraba de preguntarse a dónde habría ido a parar la niña de sus recuerdos, aquella cuyos ojos refulgían de vida y de sueños por cumplir, aquella misma niña que imaginaba que era un pirata cuando jugaba con su espada de madera y que no quería ser princesa, como las demás niñas, porque le parecía demasiado aburrido estar esperando en la torre más alta del castillo, a que alguien la rescatara.
Hubiera jurado que se trataba de un simple espejismo de su imaginación si no fuera porque el recuerdo permanecía grabado a fuego en su memoria, latente a pesar del tiempo.
–Mi señora… –dijo alguien irrumpiendo repentinamente en su tienda de campaña–. Las tropas aguardan vuestras órdenes.
Yngvild se sobresaltó con la irrupción del joven guerrero y le clavó una furibunda mirada.
–Lo lamento, mi señora, pensé… –comenzó a modo de disculpa el joven.
–La próxima vez que entres sin permiso, no vacilaré en atravesarte –interrumpió ella.
–Sí, mi señora –dijo el muchacho tragando saliva con dificultad al sentir la gélida mirada de la mujer.
–Prepara mi yegua –le ordenó mientras cogía su espada que reposaba en una mesa, encima de un gran mapa geográfico con numerosas cruces rojas.
El muchacho asintió e hizo una leve reverencia antes de abandonar la tienda.

Mientras se ceñía la vaina a su talle, Yngvild se lamentó de la falta de respeto que mostraban los guerreros de ahora. Cuando ella era pequeña no se le habría ocurrido a nadie entrar en la tienda de un General de esos modos, porque todo el mundo conocía el castigo que ello implicaría. Pero aquellos eran otros tiempos, la gente luchaba entonces para defenderse y ahora… ahora se luchaba para destruir, someter, conquistar y enriquecerse.
“La vida es lucha, Yngvild”, le había dicho en una ocasión su padre, pero ella entendía que coger una espada y sesgar la vida de otro, se justificaba si era tu vida la que estaba en peligro, o la vida de tu familia, o incluso tu aldea. Matar por matar era algo que seguía repudiando a pesar de las numerosas batallas que acumulaba a sus espaldas.

Con un profundo suspiro, se ajustó el casco y salió de la tienda. Fuera, una hueste de veteranos guerreros ultimaba el bruñido de sus pertrechos y la preparación de sus monturas, mientras un hedor a acero y sudor contaminaba el ambiente anunciando la batalla que estaba a punto de producirse.
Yngvild buscó con la mirada a Gunnar y cuando lo divisó ajustando la montura de su caballo, atravesó el campamento para acercarse a él.
–Mi señora –la saludó este cuando llegó.
– ¿Todo está listo, Gunnar?
–Todo dispuesto mi señora.
En ese momento una bandada de cuervos negros atravesó el campamento aleteando ruidosamente e incomodando a los supersticiosos. Sólo Yngvild siguió su trayectoria con la vista mientras se perdían en la lejanía.
–Gunnar –habló ella finalmente–, informa a tus hombres de que rectificamos el rumbo.
–Mi señora, ¿no creeréis en esas antiguas supersticiones sobre cuervos, verdad?
–Los cuervos son mensajeros de Odín, Gunnar. Cuando aparecen siempre traen un mensaje consigo.
Gunnar calló porque consideraba inapropiado contradecir las órdenes de un superior, a pesar de que no estaba de acuerdo. Había trazado milimétricamente la estrategia con ella y sabía que habían escogido la mejor opción para una férrea ofensiva. Le parecía poco menos que una insensatez cambiarla por la aparición inesperada de una bandada de cuervos.
En ese momento sus ojos se encontraron con los de Yngvild y sintió como ella leía cada uno de sus pensamientos a través de su penetrante mirada. Avergonzado por no haber recordado que ella tenía la extraña habilidad de adivinar los pensamientos de los demás, dijo:
–Mi señora, no os ocultaré mi preocupación por vuestro cambio en la estrategia que habíamos trazado.
–Lo sé, Gunnar. Conozco los temores que te asaltan, pero deberías confiar en mí –le dijo.

Desde que Gunnar podía recordar, siempre había visto a Yngvild junto a su padre en las batallas. A pesar de su corta edad, su padre siempre la llevaba consigo, pues en más de una ocasión había salvado su vida y la de muchos de sus hombres gracias a su don. Era capaz de leer los pensamientos a través de la mirada, anticipándose así a las acciones de sus contrincantes convirtiéndose así en una temida guerrera. Muchos trataron de secuestrarla o matarla con desastrosos resultados, cosa que divertía a Yngvild, quien se complacía alardeando frente a ellos de su superioridad. Sin embargo, desde la muerte de su padre, Yngvild comenzó a considerar su don como una maldición ya que no le había servido para salvarle la vida. La amargura que consumía a Yngvild había hecho estragos en ella, endureciendo las facciones de su rostro e intensificando su gélida mirada.
Gunnar siempre había temido su don, por eso medía cada uno de sus pensamientos cuando estaba cerca de ella para que no advirtiera cuales eran sus verdaderos sentimientos. Se consolaba con que tal vez su don sólo leyera la mente y no el corazón, porque de ser así, ya hace tiempo que hubiera descubierto lo que sentía por ella. Por eso evitaba mirarle a los ojos y encontrarse con aquella mirada que tanto amaba y temía y que le traspasaba justo como lo estaba haciendo en aquel instante.
–Confío en vos, mi señora, ya lo sabéis –dijo Gunnar finalmente.
Yngvild sonrió ante aquella afirmación y asintió levemente para añadir:
–Entonces dile a tus hombres que cambiamos el rumbo. El vado ya no es seguro y puesto que algo ha asustado a los cuervos irrumpiendo en sus dominios, podemos contar con que el enemigo ya ha alcanzado el bosque.
Gunnar siempre se maravillaba con la genuina habilidad que ella tenía para la advertir todas esas cosas que hacían grande a un general, por eso lo único que añadió a continuación fue:
– ¿Cuál es el nuevo rumbo, mi señora?
–Las montañas Hjalmarr –contestó.
–En ese caso iré enseguida a avisar del cambio de rumbo y a añadir algo de ropa de abrigo a nuestra comitiva.
–Bien, partiremos en cuanto esté todo listo. El camino que nos queda por delante es largo y quiero emprenderlo cuanto antes.
–Sí, mi señora –dijo Gunnar haciendo una leve reverencia y cogiendo la rienda de su caballo para encaminarse a cumplir con lo que le había pedido Yngvild.
A lo lejos, el relincho de una yegua que Yngvild reconoció al instante como la suya, le hizo dar media vuelta y dirigirse al lugar donde sujetaban sin éxito al inquieto animal, quien con unas caricias de la mujer, pareció calmarse y dejó que lo terminaran de preparar.

Cuando todo estuvo dispuesto, Yngvild montó sobre su yegua y se dirigió al frente de sus hombres para hablarles, como era costumbre.
–Nos queda una larga travesía hasta las montañas y sé que muchos de vosotros teméis esa ruta. Es arduo el camino que nos aguarda pero la victoria es nuestra recompensa. Caeremos sobre el enemigo como una nevada inesperada y para cuando quieran reaccionar ya tendrán nuestro acero hundido en sus carnes –un gruñido de satisfacción comenzó a extenderse entre los hombres, quienes intercambiaban muecas representando la cara de sus enemigos moribundos.
– ¿Estáis conmigo? –les preguntó Yngvild.
–¡¡Síiiiiii!! –corearon ellos.
–No os oigo, ¿estáis conmigo? –repitió.
–¡¡¡SÍIIIIIIIIIIIIII!!! –respondieron sus hombre rugiendo atronadoramente al unísono.
–Haremos nuestra mejor ofrenda a Tyr con la sangre derramada de nuestros enemigos, ¡¡qué corra a nuestros pies como un río infinito!!
Los gritos de los guerreros se propagaron por todo el campamento enardeciéndoles y a continuación emprendieron la tortuosa marcha, hacia las montañas de Hjalmarr cuando el sol se encontraba en su punto más alto, lo mismo que sus ánimos.




Más en El cuentacuentos

Antes que ver el sol...


prefiero escuchar tu voz



domingo, 1 de julio de 2007